6 tips para abrazar los cambios sin morderte las uñas en el trayecto

“El secreto del cambio es enfocar toda tu energía, no en luchar contra lo viejo, sino en construir lo nuevo” Socrátes

 

Los cambios son parte de la vida, de hecho, una de las partes más maravillosas, pues podemos descubrir nuestras capacidades, anhelos y propósitos más visionarios; sin embargo, algunas veces pueden generar más ansiedad de la que deberían.

 

Salir de la zona de confort, es algo que debería emocionarnos, pero muchos de nosotros no fuimos educados para abrazar el desafío y transformarlo en crecimiento. Si crees que te pasa lo mismo, no te apures porque con paciencia y autocompasión podrás aceptar, manejar y abrazar los cambios sin ansiedad innecesaria.

 

 

  • Los cambios no se resisten

 

 

Ya sea por una ruptura, por un cambio de trabajo, nuevas funciones en tu puesto,  liquidación, mudanza o la pérdida de un ser querido, siempre tendrás la opción de no resistir y fluir. ¿Qué significa esto? Piensa en que todo ocurre por una razón: aprendizaje y crecimiento, tenemos que movernos de lugar, de emociones y veremos entrar y salir de nuestra vida a muchas personas, pero si tu crees fielmente que el cambio será positivo, ya tienes casi todo el camino recorrido.

 

Cuando resistes y no aceptas que es momento de transformarte, lo que haces es aferrarte a un dolor que tú mism@ creaste y no puedes darte cuenta de los aspectos positivos que tendría para ti, fluir y dejarte llevar por lo nuevo. Sé dueñ@ de tus pensamiento y cuando los malos pensamientos te ataquen, simplemente obsérvalos, no te identifiques con ellos y reemplazalos con una afirmación positiva; por ejemplo “Soy el cambio que quiero ver en este mundo” “Todo lo que necesito está aquí”

 

 

  • Evita sacar conclusiones

 

 

El ego suele ser nuestro peor verdugo y la mayoría de las veces intentará “protegernos” de aquello que nos amenaza, como el cambio. Cuando el ego ataca, activa mecanismos de defensa a través de los pensamientos para tratar de evitar la “situación de peligro” , y creará escenarios aterradores para hacerte creer que el cambio que estás por realizar no tendrá buenos resultados.

 

Piénsalo, ¿Cuántas veces has descubierto que estas a un minuto de rechazar una oferta, sólo porque tu mente trajo a ti las peores suposiciones, sin tomar en cuenta lo bueno?

 

Una manera de ser objetivos, es escribir los riesgos reales a los que te enfrentas preguntándote ¿Qué es lo peor que puede pasar sí…?  Verás que en tu respuestas, te darás cuenta que eres capaz de afrontar las diversas situaciones que se te pudieran presentar.

 

 

  • Mantente positiv@

 

 

Vivir con un enfoque positivo es máxima regla en la vida, pero cuando se trata de asumir cambios es el punto clave que te ayudará a manejar tus emociones de una mejor manera.

 

Si piensas positivo, tu mente se podrá enfocar en las soluciones y no en las dificultades por lo que cualquier cosa se volverá un reto excitante, en vez de un desafío desolador.

 

 

  • Organìzate

 

 

Si algo cambia, todo cambia. Si quieres fluir con lo nuevo que hay en tu vida, ajusta tus estructuras. No puedes vivir de la misma manera si tienes nuevas funciones, debes aceptar que debes ser más compasiva contigo y no olvidarte en el proceso, tal vez levantarte más temprano y dormirte más temprano, cambiar tu rutina de ejercicio a sólo 3 días de la semana. Por ejemplo, si tuviste una ruptura puedes planear salir más con tus amigos o visitar más a tu familia.

 

Visualiza los cambios que habrá en tu vida y piensa que acciones debes tomar para que no caigan de peso en tu vida diaria.

 

 

  • Fija nuevas metas

 

 

Si quieres crecimiento en tu vida, debes estar dirigiéndola. Es decir, siempre tener un objetivo y metas claras, y con cada cambio debes ajustarlas. En cada etapa de tu vida, tendrás la posibilidad de ampliar tu perspectiva, lo que te permitirá afrontar los retos de otras formas, así que ¡desafiate!, Ve por más, porque la última milla es la menos transitada pero la más deseada.

 

 

  • Ten paciencia

 

 

Muchas veces ya estamos asumiendo que pasará tal o cual cosa sin siquiera esperar a que el cambio se concrete y entonces sí, actuar. Ten paciencia, elimina la ansiedad innecesaria y respira, no pretendas acelerar el proceso, sólo mantente positiv@ y fluye.

 

También, es importante que disfrutes cada parte y no te tortures autoexigiéndote. Por ejemplo en un trabajo, tienes que aceptar que la curva de aprendizaje es en promedio de 3 meses. Si quieres llevar un estilo de vida más saludable empieza con pequeños pasos, rutinas de cardio de 20 a 30 minutos, aseguran que te vayas adaptando poco a poco y que se convierta en un hábito agradable para ti. Ten paciencia, todo fluye de forma perfecta.

 

Abraza los cambios con optimismo, organización y determinación. Ahí, en la línea que va de tu zona de confort al cambio, ahí conocerás de lo que eres capaz y  verás todas las posibilidades que la vida tiene para hacerte feliz, la más importante eres TÚ.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s