Cómo identificar y liberarte de una relación destructiva

Muchos de nosotros crecimos de alguna manera cerca de los melodramas y con la falsa idea que un amor se vive intensamente, incluyendo peleas constantes, celos, y falta de individualidad a la hora de relacionarnos.

No es extraño que muchos tengan arraigada la idea de que un entorno de posesión y discusiones sea lo “normal” en una relación y sea parte de los “altibajos” del amor, es por ello que es tan difícil de identificar cuando se está en una relación de este tipo, además, nadie nos enseña a amar con consciencia y no tenemos en el radar los patrones negativos que son de alerta para considerar una relación como destructiva.

¿Cómo identificarla?

Lo mejor que podemos hacer para dejar claro es decir lo que sí es sano y de ahí partir para empezar a identificar los patrones negativos.

Un amor sano es o te permite:

  • Crecer, descubrir, explorar la vida sin que necesariamente estén juntos todo el tiempo
  • Suma no resta. Es decir, añade valor a tu vida, no te quita elementos de ella, como tus amigos, tu familia, tus pasatiempos.
  • Te permite sentirte segura, cómoda y tranquila con tu forma de ser.
  • Puedes hacer y decir lo que quieres sin miedo
  • Sigues tomando tus decisiones sin buscar la aprobación de tu pareja
  • Hay una comunicación clara y efectiva

Por el contrario una relación destructiva se caracteriza por:

  • Sentir la necesidad de comunicar y someter a aprobación todas tus decisiones y actividades del día.
  • Has llegado a sentir que tienes que dejar algunas de tus metas o pasatiempos para mantener a tu pareja content@.
  • Te sientes culpable por “hacer sentir mal” a tu pareja de alguna manera, porque él/ella así lo ha manifestado.
  • Te sientes pérdid@ entre lo que eras y te identificaba con lo que eres ahora con el/ella.
  • El desgaste que se puede general es tal, que tu equilibrio emocional es cada vez menos y pues somatizar lo que estás viviendo con dolores de cabeza, cambios de humor repentinos, náuseas, dolor de espalda entre otras.

Ahora si has identificado aunque sea solo una de las características anteriores es importante trabajarlas en conjunto con tu pareja si hay disposición para ello o fortalecer tu autoestima para empezar a salir de la relación destructiva.

¿Cómo liberarte?

Lo primero que debes hacer, es entender que el amor NO es conflicto, el amor es desarrollo y transformación positiva. Aquello que no te hace bien, no tendría porque hacerte falta.

En una relación se necesitan dos para continuar con ciclos negativos, así que identifícalos y enfrentalos, es decir, no los dejes pasar. Si algo te hace sentir mal, definitivamente no es normal.

Tienes derecho y mereces vivir una relación que se caracterice por un clima general de armonía y entendimiento, es cierto que discrepancias siempre habrá, pero deben ser menores y contenidas, tratadas con respeto y tolerancia.

Es importante acotar que las personas que suelen ser controladoras y generar la mayor parte del tiempo el clima tóxico, son personas que también desconocen que están siendo llevados por patrones negativos, así que si tú crees que esa persona tiene la disposición para ir a terapia y erradicar estas conductas también es válido.

Por el contrario, si ya has agotado las conversaciones que usualmente terminan en discusiones, lo único que puedes hacer es alejarte. Sin duda será un proceso doloroso, pero necesario.

A continuación algunas acciones que puedes tomar para hacer este proceso al menos un poco más llevadero:

  • Consolidar tu decisión emocionalmente. Es decir, es muy probable que el o ella trate de utilizar la manipulación y los chantajes emocionales para persuadirte de no terminar con la relación, así que antes de comunicarlo, define las razones más fuertes que te han llevado a tomar esta decisión y recuerda que es por ti y para ti que tienes que hacerlo.
  • Pide ayuda. Crea un equipo de apoyo con amigos, familiares o especialista si lo crees necesario para ayudarte a contrarrestar los sentimientos que vendrán en el periodo de duelo.
  • Refuerza tu autoestima. ¿Hace cuánto no estabas contigo? Mírate al espejo y date cuenta que no necesitas a nadie para ser feliz, que todo está dentro de ti y que quien te quiera debe aceptarte como eres y con lo que quieres. No se trata de amar demasiado, si no de amar con consciente, con respeto y confianza.
  • Enfócate en ti y en todo lo que te hace feliz. Sin duda se necesitan agallas y valentía, así que aférrate pero a lo que te hace bien, a lo que te hace reír, a tus sueños, a lo que enciende tu alma. Todo esto será el antídoto para una relación destructiva.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s