¿Crisis existencial o posibilidad de reinventarte?

Sin tener una razón clara, cada cierto tiempo sufro de una especie de crisis existencial y sucede que sin tener claro el origen comienzo a tener una serie de descontentos en mi cabeza que no me dejan dormir, ¿respecto a qué? Francamente a todo, es un cuestionamiento intenso y en ocasiones apabullante que por un par de días me tiene muy incómoda y sí, sé que te hablamos mucho sobre controlar tus pensamientos, pero justo estos son a los que debes poner atención.

Sabrás que es una reflexión digna de tu análisis cuando te exige un cambio, cuando simplemente no puedes controlarlo y tu intuición te pide que pares y te escuches ¿pero por qué? Ni tú, ni yo lo sabremos, lo único que me queda claro es que ese ser en tu interior siempre tendrá la razón cuando puedes dialogar, entender y atender sus mensajes.

Y pues bueno, cansada de tratar de evadir esa voz de cambio, decidí hace un par de días, bajar el ruido de lo efímero y del ajetreo y escucharme. Empecé por observar qué me genera incomodidad y si hay algo que me pese en este momento es “la falta de tiempo”,  y el “reajuste de mis estándares y estructuras” que ahora sé que en el fondo es una mala administración de mi energía y atención, ¿cómo así?

Honestamente, respecto a la “falta de tiempo” me di cuenta que he estado gastando muchísima energía en banalidades y temas sin verdadero aporte para mi crecimiento desde hace unos meses,  pero revertir esta situación me está costando muchísimo porque se trata justamente de las redes sociales, medio a través del que damos a conocer nuestras experiencias y comparto mi visión con el mundo, pero de verdad que es una actividad en la que tienes que estar plenamente consciente; es decir, para alguien súper distraída como yo, es imperativo discriminar los contenidos a los que queremos acercarnos, establecer horarios y actividades para no perderse en el mar de información que el mundo digital puede ofrecernos.

Referente al otro aspecto, es evidente que con el paso de años nuestros estándares cambian y a veces no paulatinamente, lo que puede constituir un choque emocional bastante duro. En mi caso, mi familia, mis amigos, reír, escribir y los pequeños pero hermosos detalles de la vida se han vuelto mi prioridad totalmente, pero en contraste mis metas profesionales me han exigido más tiempo dejándome en una constante presión y odiando a veces ser adulta.

Además, de esto, mi cuerpo, mi mente y me alma ya no me piden, me exigen autocuidado y  vaya que resulta difícil hacerlo responsablemente porque no sólo se trata de comer lo que se pueda, dormir lo que alcancemos y vivir al ahí se va. Tengo tantas ganas de compartir con el mundo que me debo una versión más sana, tranquila, transparente y, por supuesto feliz.

Estos aspectos me llevaron a iniciar un proceso de reinvención que quiero compartirte, porque pareciera que conforme crecemos algunos de nosotros nos vamos olvidando de la parte esencial de la vida: ser y disfrutar de nosotros.

Así que pensando que en equipo todo se hace mejor y porque dicen por ahí que uno puede comprometerse más al hacer pública una meta.

¿En qué consiste esta bonita reinvención?

En este punto yo tengo 3 objetivos muy claros, pero la idea es que tú hagas este plan de acuerdo a tus prioridades.

Los mios son:

  • Realizar más actividades que alimenten mi alma

(sí, ahí cuando gritas y ries euforic@, no pelas el cel ni un minuto y te sientes feliz a tus anchas, ahí querido amig@ estás alimentando tu alma)

En este punto es increíble pero ya le pondré fecha a los libros, pelis, obras de teatro que no he visto. Por supuesto, también aquí entran las charlas con la familia y amigos que no he frecuentado. Para lograrlo pues sí, habrá que erradicar esos tiempos echada en la cama mirando el celular sin objetivo alguno, dejar esos hábitos de procrastinación y vivir enfocados en todo momento.

  • Parar el estrés

Aunque debo decir que he mejorado muchísimo en este punto, aún siento ese dolorcito en el estómago cuando alguna situación sale de mis planes, se me junta la chamba o tengo que decir entre varios planes y repartirme en mil los fines de semana.  Para este punto vamos a hacer un reto de meditación que ya me tiene súper emocionada, por supuesto los detalles te los compartiremos en breve.

  • Mejorar mis hábitos alimenticios y de actividad física

Vieran que no soy tan mala, cuando me lo propongo vivo bien bonito, pero nada más algo me mueve los horarios o caigo una vez y se me olvida el régimen saludable por seis meses o hasta un año, pero esta vez se trata de volverlo un estilo de vida. Así que te iré contando qué me ha funcionado y que no. Dejando, claro, el espacio para que tú nos cuentes que te ayuda a ti o qué te gustaría que intentaramos.

Así que, pues sí te late, sigue estos post que estarán marcados con el hashtag #Reinventarte para quienes quieran tips y compartir nuestras experiencias en torno a estos cambios que si no atendemos, pesan amigos, porque no se trata de respirar y ya, se trata de honrarnos, cuidarnos y mejorarnos.

Cuéntame, qué se te va ocurriendo desde ahora para este reto. 

 

2 comentarios sobre “¿Crisis existencial o posibilidad de reinventarte?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s