Transforma el miedo en energía

La semana pasada les contaba que estaba paralizada por el cambio de trabajo. Lloré como niña chiquita, me sentía triste, sin ánimos. Pero el segundo día sentí un giro inesperado, sentí esa chispa de emoción. No voy a mentir y decirles que deje de sentir miedo, pero entendí que ese era el impulso que me permitía hacer algo nuevo.

Tras hacer un análisis en mi interior, respecto al miedo que tenía, me di cuenta que en realidad era las limitantes que yo misma me estaba poniendo, al creer que no sería capaz y seamos honestos ¿cuántas veces al día somos nosotros mismos lo que nos ponemos el pie para no hacer algo?

Generalmente cuando siento miedo, la manera de reaccionar hacia él es a través de ansiedad, nerviosismo, agresividad, soy más dispersa de lo normal, siento que no puedo comprometerme, y como se los conté en el podcast de las heridas de la infancia, mi sistema digestivo es el que más sufre.

Te voy a compartir un ejercicio que aprendí en terapia, con tan sólo tres minutos te sentirás más relajad@.

Ponte en una posición cómoda (sí la que prefieras, yo lo hago sentada en cualquier lugar), cierra tus ojos y comienza a inhalar por la nariz y exhalar por la boca de manera pausada. Concentra tu pensamiento a un lugar de tu imaginación que te haga sentirte en tranquilidad. Relaja tu cuerpo y quédate en ese lugar, no olvides la respiración y ahí depósita todas tus cargas. Toma de 3 a 5 minutos, y pasado el tiempo inhala y exhala, poco a poco ve abriendo tus ojos.

Respira profundamente y suelta las tensiones. Siente cómo la energía fluye por todo tu cuerpo, toca cada parte de tu ser y se va liberando.

¿Qué hago en estos casos?

  • Trato de entender que el miedo no es algo malo, más bien es un mecanismo de defensa a algo que no conozco.
  • Identifico cuál es la causa o el motivo. Si está en mis manos resolverlo, lo hago, y si no, simplemente estoy dejando que las cosas fluyan.
  • Asimilo. Los cambios no son tan malos, todos nos traen algo nuevo.
  • ¿Me llegó un nuevo reto? Me doy permiso de tener miedo, nervios, ansiedad, estrés y demás, pero ASUMO EL RETO y lo enfrento con todo.

Así que la próxima vez que algo nuevo se avecine, no te escondas, mejor da lo mejor de ti, se vale sentir cosas raras que te hacen recordar que eres un ser humano con sentimientos y emociones y no están mal, por el contrario, te permiten identificar cosas de ti.

Te recomiendo hacer este ejercicio pues de esta manera he logrado que la energía se dirija a mis acciones para que sean claras y eficaces. Así comienzo a transformar el miedo en motivación. ¿Ustedes cómo hacen que fluya el miedo?

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s