La persiana de la gratitud

“El agradecimiento es la memoria el corazón”  Lao Tsé

Para la gran mayoría de mis conocidos no es un misterio que me cuesta conciliar el sueño y así fue desde pequeña.  No sé si fue fruto de las inseguridades gestadas durante mis 5 primeros años, la gran sensibilidad que tenía para percibir el dolor o la tristeza ajena o simplemente que haya algo en mi mente que me impide caer en los brazos de Morfeo en un tiempo relativamente considerable.

Lo cierto es que durante muchos años he recibido toda clase de remedios y consejos para poder dormir tranquilamente. Siendo muy franca muy pocos me habían funcionado o al menos no durante un largo periodo. Es decir, la famosa técnica de abrir y cerrar los ojos si funcionó pero sólo durante un mes.

Para mi sorpresa, he descubierto una técnica que no sólo te ayudará a dormir, sino que te permitirá encontrar un estado de tranquilidad  y conciencia que repercute de manera positiva en toda tu vida: la persiana de la gratitud.

Fue una noche en la que trataba de dormir y no podía, solo observaba detenidamente lo que había en mi habitación y recordé que me debía un ejercicio de gratitud.

Seguramente habrás escuchado sobre los efectos positivos de agradecer cada cosa que tienes, has aprendido e incluso se ha ido de tu vida. Si no es así, brevemente te platico que incorporar ejercicios de gratitud en tu vida cotidiana te ayuda a:

  • Mantener lazos familiares y sociales más fuertes
  • Experimentar mayores niveles de alegría y felicidad
  • Tener más energía, entusiasmo, determinación y concentración

Estos tan sólo son unos de los mucho que podríamos enlistar y puedes consultar la fuente aquí.

Así que estaba pensando justo en eso mientras miraba la persiana de mi cuarto y empece a agradecer por algo por cada una de las lamas de la persiana (en el caso de la mia aproximadamente 25).

Lo importante es que conforme vas agradeciendo, puedes darte cuenta que no importa lo pesado que haya sido el día, las dificultades que se avecinan, HOY, eres afortunado. El sólo hecho de tener una cama, un techo, una familia, seres queridos, compañeros y amigos entrañables es más que suficiente para sentir gratitud.

Con cada lama que representa un agradecimiento, el estado de relajación que vas encontrando es más profundo porque te das un tiempo para recordar que estas seguro, que estás a salvo y hay amor en tu vida.

Así que observa cada parte de tu persiana, abre tus brazos y corazón a la gratitud, por las noches, por las mañanas y cada vez que necesites recordar que eres afortunado y recuerda cada vez que agradeces lo que te regala la vida, la vida te da más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s