Vive libre, no dependas de nada ni de nadie para ser feliz

“Vive libre”, mira que te lo digo yo que no sabía lo que era eso, todo me generaba dependencia, las cosas materiales, los lugares, y en especial de las personas, eso me ató muchos años a ser una persona que no podía valerse por sí misma y mucho menos alcanzar una independencia.

Si me regresara a hace unos dos años atrás, mi vida por completo siempre tenía que depender de una persona, hasta para las cosas más simples que te puedas imaginar. Con decirles que ni siquiera podía comer sola, prefería no hacerlo.

Y es que tampoco es nuestra culpa del todo, vivimos en un mundo en el que de alguna manera terminamos dependiendo de otras personas, ya sea de nuestros padres, a veces un poco más de alguno, de nuestra pareja, amigos, hasta de tus hijos ¿pero por qué? Desde que somos muy pequeños nos han hecho dependientes de otros para poder sentir que vivimos en plenitud.

Estas creencias traen graves consecuencias en la manera en la que nos relacionamos y solo es con los demás, sino con nosotros mismos, porque no somos capaces de tomar nuestras propias decisiones y necesitamos de la aprobación de los demás para ser felices, basando nuestra autoestima y esencia en lo que otras personas tienen sobre nosotros.

En mi experiencia me ha costado mucho trabajo revertir este mal hábito que tenía, el vivir siempre esperando la aprobación de los demás que sin darme cuenta me hacía infeliz, pero hoy que puedo decidir si me cambio de trabajo, si me compro una blusa que me guste aunque a los demás no, si voy a caminar sola o acompañada (esto debo confesar ha sido lo más complicado, hacer cosas sola sin la compañía de nadie), me permite vivir con mayor plenitud.

¿Cómo sé si soy dependiente? Generalmente no puedes tomar decisiones por ti mismo, te cuesta trabajo afrontar las circunstancias, siempre necesitas que los demás te digan cómo actuar o qué hacer.

Aprender a ser independiente no es un camino fácil, requiere de mucho compromiso, paciencia, ir paso a paso, e ir entendiendo que los cambios empiezan cuando uno lo decide, vivir libre y sin depender de nadie es un proceso, por eso quiero compartirte parte de cómo he ido evolucionando.

Identifica qué te causa dependencia

Tal vez, de manera inconsciente dependes de otros para tomar decisiones, eso te ata a vivir buscando las aprobaciones de los demás, si estás cansado de sentir que los demás tienen el control sobre tu vida, es momento que te decidas y tomes las riendas de tu vida, no busques que los demás te digan qué hacer o cómo comportarte. Empieza por amarte, esa es la base de la independencia, el amor propio.

Acéptate

Tú eres una persona perfectamente imperfecta en este Universo, ¡acéptate! Sí justo como eres, encuentra tus virtudes y trabaja en corregir tus defectos, no te dejes influenciar por lo que otros puedan pensar de ti, ellos tampoco son perfectos. Tal vez la incomodidad del apego no nace de aquello que amamos, sino de la forma de concebir cómo debe ser nuestro vínculo con el objeto o la persona que amamos.

La principal virtud del desapego es que nos deja en un estado de inédito emocional y relacional a partir del cual podemos construir una identidad basada en vínculos de calidad pero no dependientes.

Buda explica de un modo muy gráfico el modo en que nuestro ego se nutre del apego. Liberarnos de esta atadura mental es también dominar nuestro ego y gozar de una identidad mucho más saludable.

Hazte responsable de ti

No dejes la responsabilidad de ti a los demás, tú eres dueño de ti, de tus acciones, de tus emociones, sentimientos, no permitas ni le des el poder a nadie de apoderarse de lo que eres.

Suelta y libérate

Todo comienza por ti, suelta todas las ataduras mentales y quita de tu mente que necesitas que los demás te den el “visto bueno”, o que necesitas estar forzosamente acompañado para poder realizar tus actividades diarias, no con esto te digo que está mal salir con las personas, pero que no sean tu motor, así el día que alguien no pueda acompañarte no sentirás que es el fin del mundo.

Recuerda que vida sólo tenemos una y es la única oportunidad que tenemos para desarrollar nuestra libertad, ¿por qué quieres ser esclavo de prejuicios u opiniones de los demás? Mejor vuela en la libertad de hacer lo que te plazca sin preocuparte por lo que piensen o digan los demás.

No te aferres

Deja ir, no te destruyas pensando en que la gente se alejará o perderás las cosas materiales que tienes, nada en esta vida es eterno, sólo tu paz interior y tu esencia.

Disfruta de tu independencia

Al saber disfrutar de tu independencia también quedan libres de volverse vulnerables y esclavos de la relación con demás. Alcanzar esa independencia es parte de un ciclo natural que todos deberíamos alcanzar. Se debe hacer de forma paulatina y sin que suponga una crisis. Es la culminación de un proceso que bien llevado es completamente sano y positivo.

Tal vez te cueste un poco de trabajo entender como a mi al principio, pero pronto te darás cuenta que la independencia psicológica nos permite disfrutar de la vida en compañía de los demás y solos. Aquellas personas que la alcanzan son personas que han aprendido a no necesitar a los demás pero que al mismo tiempo saben y lo pasan bien disfrutando de su compañía. Siempre como un plus pero no como una necesidad vital.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s