¿Das libertad a tu pareja o sólo tú quieres ser su centro de atención?

¿Les ha pasado que cuando empiezan una relación de pareja, quisieran que el tiempo se congelara y estar como muéganos todo el día? Es muy común que pase eso porque es la emoción de estar con alguien que quieres, con quien disfrutas de su compañía, sientes esa sensación padre de compartir todo y convivir todo el tiempo… pero esto puede llevarte a perder esa libertad que tienes si no sabes cómo poner límites.

Por eso hoy quiero hablarte sobre la libertad de ser, esa libertad que en toda pareja debe existir. No digo que esté mal compartir tiempo con la familia del otro, con los amigos, pero no olvides tener tu propio espacio para ti y para los tuyos, pues a la larga terminarán sintiéndose asfixiados.

Comenzaré por decirte desde mi percepción qué es la libertad, ésta viene de tu interior, de tu corazón, pensamientos, emociones, y sueños. Entonces ¿de qué manera puedo perderla con mi pareja? Si no dejan claras las cosas desde el inicio, puedes llegar a perderte en el camino y olvidar esa identidad que tal vez te ha costado trabajo descubrir.

Al principio es normal que queramos compartir TODO, pero con el paso del tiempo te darás cuenta que hay cosas que no te gusta hacer, porque todos tenemos gustos y aficiones distintas, y no necesariamente tenemos que compartir o tener en común con nuestra pareja, pero debemos respetar y si por ejemplo, no tenemos ganas de ir a algún lugar siempre porque a tu pareja le gusta, es válido que digas que no, pero tampoco cortes sus alas para que se quede contigo y deje de lado sus pasatiempos.

El hecho de que decidas establecer una relación de pareja, no significa que van a dejar de ser seres independientes entre sí y de la propia relación. Normalmente solemos equivocarnos al creer que una pareja formada por dos seres, se comporte como si fueran uno mismo.

Me ha costado trabajo entender que las parejas no deben hacer todo juntos, pero es vital para una sana convivencia y no terminar en la monotonía. Entiendo que cuando vives ya con tu pareja las cosas cambian un poco, pues siempre debes tomar en cuenta al otro, pero me he preguntado muchas veces ¿hasta que punto es válido planear cosas solos? Tras muchos meses de trabajo conmigo he llegado a la conclusión de que es MUY VÁLIDO.

Si aún están en ese proceso de novios, no seas tan acaparador(a), cada uno tiene derecho a pasar tiempo con su familia, amigos, planear viajes sin presencia del otro, salir al cine, a cenar, al teatro, al parque o donde te dé la gana, y créeme que no es necesario que vayan como muéganos. Ya si viven juntos o están casados, la cosa cambia porque necesitan planificar las cosas, como pasar fines de semana solos, salir con amigos, ir a la casa de la familia del otro, en ese caso, deberán platicarlo y también está bien si llegan al acuerdo de que, si uno no puede ir o si es un desayuno con amigas, lo hagan de manera individual.

Date espacio

Es necesario que haya confianza, ¿por qué? Porque sin eso es imposible llegar a acuerdo en los tiempos, y comienzan los malos entendidos, las peleas, los celos, la falta de empatía y los problemas surgen, que, si no los atiendes a tiempo, después serán una bola de nieve imparable.

Ojo, el hecho de que cada uno tenga su espacio, no significa que te deslindarás de la relación y andarás de “china libre”, sin tomar en cuenta para nada a tu pareja, se trata de aprender a equilibrar la libertad y el tiempo que compartes con tu pareja, de esta manera podrás tener mayor éxito en tu relación.

Recuerda que amar no significa atar a tu pareja a ti, ni atarte tú a ella, déjal@ libre, no creas que esto significa que no se quieran o no se importen, por el contrario, les ayudará a fortalecer lazos y la relación. Permitirá fluir libremente, teniendo cada uno su espacio, sin sentirse limitado, porque eso es ¡horrible!

Te dejo estos tips para facilitar el tema:

  • Hablen y lleguen a acuerdos sobre los espacios, tal vez puedan definir días específicos en los que no se vean y tengan tiempo para dedicar a otras actividades.
  • Entiendan que el hecho de que vean o estén con otras personas (amigos, familia) no significa que no le importas o que no te quiere, pero también tiene derecho a su espacio y su tiempo.
  • No hagan todo juntos, tómense tiempo para hacer cosas que les gustan, dense tiempo de extrañarse.
  • Si el otro sale, no estén pegados al teléfono, deja que disfrute la compañía de otras personas (no estén como desesperados por mensajes preguntando a qué hora llega a casa o si ya llegó), si tuviera algún percance, ten por seguro que acudirá a ti.
  • Hagan planes, no requieren de la aprobación del otro (a menos que ya vivan juntos, es necesario que se plantee de otra manera), si no puede acompañarte, ya habrá otra oportunidad de compartir, pero no dejes de hacer tus cosas.
  • No reclames, si no pueden hacer algo juntos o decide salir con sus amigos, con su familia, ir al parque solo, no pasa nada, no llegues a hacer el “drama de la vida”, ocupa ese tiempo para hacer tus cosas.

La idea es, estar juntos, pero no de manera demandante o asfixiante en la que se sientan sofocados. La libertad le dará a su relación espacios de intimidad que corresponden a cada uno. El error más común es creerte dueño de tu pareja, y esto a la larga créeme que lo único que te traerá es que puedas agotar hasta el sentimiento de amor, y te llevará al fracaso. Recuerda que mientras haya más libertad, más valorarás al otro y más cosas positivas recibiremos de su parte.

 

2 comentarios sobre “¿Das libertad a tu pareja o sólo tú quieres ser su centro de atención?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s