La magia de enfocar para crear

Se habla muchísimo de enfocarte en tus metas, de visualizar y de manifestar pero pocas veces hablamos de lo que se debe hacer para lograrlo y estos días he andado justo regresando al foco de lo importante y me he dado cuenta de algo que había leído y escuchado otras tantas veces pero no había integrado en la práctica: descartar o delegar para crear.

Sucede que a los que nos cuesta mantener el control en un nivel sano para nuestra salud mental, nos es complicadísimo delegar o descartar pues creemos que poseemos superpoderes y haremos un extra espacio en nuestra agenda para hacerlo nosotros solos, resultando una serie de atrasos y tropiezos ultra desafortunados porque después la pila de pendientes y pérdida de tiempo en asuntos que no son realmente lo nuestro nos exigen atención, cuando lo que realmente nos llama se posterga y se posterga una y otra vez, ¿Te suena?

Si bien es cierto que pasa porque podemos ser exigentes y perfeccionistas, también puede ser una señal de miedo escondido detrás de las excusas por tiempo y de una falta de confianza en los demás y es que asumir el riesgo de delegar no es una tarea fácil para quienes nos cuesta dejar ir el control hasta de los más pequeños detalles.

No obstante, no podemos estancarnos y permitirnos seguir en la zona de confort, autosaboteandonos dejando pendientes por todos lados que sólo nos alejen de nuestros propósitos más profundos, y es que si miras un poco más a profundidad te podrás cachar en creencias limitantes como “esto lo dejo para después, porque todavía no sé bien que haré, no sé mucho de esto, mejor me espero a asegurar” y así se va la vida, dejando todo en planes si no los ponemos en la realidad de una vez por todas.

Estas líneas son un llamado a todos para que seamos capaz de aceptar, asumir y confrontar nuestros deseos sin miedos de por medio y nos decidamos de una vez por todas a poner nuestra atención e intención en lo que realmente nos llena el alma.

¿Cómo delegar o descartar para enfocar?

Lo esencial es aceptar que puedes dejar ir el control de algunas de tus circunstancias sin que esto signifique el fin de tu vida como la conocías.

Después, es importante que seas honesto contigo e identifiques las tareas que ya no tienen sentido en tu rutina y que probablemente hacías por costumbre o hasta casi inercia, y te hagas consciente de que ya no aportan nada a tu vida, y al eliminarlas te haces espacio para cosas que realmente nutran tu visión actual y enriquecimiento personal. Esto aplica para dejar de scrollear sin objetivo específico, olvidar maratonear en Netflix por horas y horas, dejar las amistades tóxicas, etc, etc.

Ahora bien, cuando se trata de delegar, sé que cuesta trabajo y podemos hacerlo poco a poco, puedes empezar eligiendo aquellas tareas que no impliquen grandes riesgos y puedas supervisar de vez en cuando, para ir generando lazos de confianza y posteriormente delegar abiertamente, dando un seguimiento sutil.

Quitándonos tantito peso, tenemos camino libre para tener mayor claridad sobre lo que queremos y más tiempo para atenderlo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s