¿Mantienes una relación saludable con tu pareja?

Así como yo, estoy segura que tú también te has preguntado en reiteradas ocasiones ¿por qué las relaciones humanas son tan complicadas?, empezando por las amorosas, pero a veces somos nosotros mismos quienes nos complicamos. Pero alguna vez ¿te has detenido a pensar que pueden ser mucho más sencillas de lo que creemos? cada uno debe de ser capaz de dejar de lado sus propias inseguridades y las malas experiencias del pasado que más bien pueden ser lecciones.

A veces tomamos de colchón a nuestra pareja, porque justo ahí es donde más podemos manifestar nuestras carencias afectivas y las creencias irracionales que hemos adquirido a lo largo de nuestra vida. Y replicamos patrones inadecuados que aprendimos en la infancia y se actúa muchas veces a través de una forma sesgada de ver el mundo.

Por eso es que hoy quiero darte algunas recomendaciones, que entiendo a veces no son fáciles de llevar, pero te aseguro que te ayudarán a mejorar la relación con tu pareja.

Ama en libertad. Me refiero a que ninguno de los dos está o estará a la fuerza, siempre ten la mente abierta de que cualquiera de los dos puede irse cuando quiera. Además de que el otro puede hacer lo que quiera con su vida y tomar sus propias decisiones.

Aprende a tener comunicación. Este es un pilar fundamental, ya que el diálogo permite crear un proyecto de vida en común, en donde es muy importante negociar, ceder y llegar a acuerdos.

Es normal que en las parejas se lleguen a tener discusiones, pero es importante que no caigas en el círculo vicioso de los reproches y las acusaciones constantes, por ello es fundamental que hables un tema y lo dejes en claro; habla de cómo te sientes sin acusar a tu pareja; evita las generalizaciones (siempre, nunca, todo nada) y habla de un hecho concreto; utiliza un tono amable (sin gritos y mucho menos insultos); pide lo que deseas que pase; termina la crítica con algo bueno.

Sé que hacer esto es realmente complicado, y que en ocasiones lo que quieres es gritarle a tu pareja y tirar objetos por toda la casa, (a mí me cuesta poquito de trabajo tratar los temas con paciencia, pero voy de pasito en pasito), te aseguro que, si respiras hondo, esperas que baje tu nivel de activación para hablar y utilizas estas pautas obtendrás resultados mucho mejores.

Dense tiempo de calidad. Sé que la vida hoy en día tiene un ritmo muy ajetreado, pero algo de tiempo para compartirlo con tu pareja debe estar entre tus prioridades si tu objetivo es mantener una relación de pareja saludable. Por ejemplo, salir algún día a cenar, una escapada de fin de semana, ver una peli o una serie con palomitas, andar en bici…

No descuides tu relación. Cuando iniciamos una relación somos detallistas, decimos cumplidos; sin embargo, con el paso del tiempo, estos gestos pueden ir disminuyendo o de plano desaparecer. Pero recuerda que las relaciones son como las plantas, si no las riegas, mueren. Puedes tener gestos como como decirle al otro lo guapo que está hoy, regalarle flores, invitarle a cenar…

Enamórate de sus cualidades y limitaciones. No todo es blanco, ni todo es negro, aprende a ver el color en tu pareja y disfruta de su lado oscuro también.

El sexo no es amor. A pesar de ser una parte importante en las relaciones, no significa que sea amor, los noviazgos que solo buscan el placer sexual, están basados en los atributos físicos; la pareja siempre quiere estar a solas y propiciar momentos en donde se desate la pasión; no encuentran gusto en platicar o realizar actividades juntos que no sean besos, abrazos y además, se trata de relaciones en donde siempre hay celos y un deseo de controlar a la otra persona. Este tipo de noviazgo es posesivo, que no permite la libertad ni te dejará ser tú mismo.

Conoce a tu pareja. Aprende a escuchar, dialogar mucho, comprender que la otra persona es diferente a ti y que para conocerla tiene que pasar algún tiempo. Es importantísimo también conocer a la familia de la otra persona porque cada persona está condicionada por su ambiente familiar.

Nadie es perfecto, entiendo que cuando recién empiezas a enamorarte encuentras a la otra persona sin defectos, pero conforme avanza la relación, van a apareciendo los defectos, y son normales porque somos seres humanos, lo importante es que aprendas a lidiar con ellos y que sepan llegar a acuerdos. Que el hecho de que tengan un compromiso, no se sientan prisioneros en su relación, por el contrario, se sientan con toda la libertad de ser y estar. Analiza este último aspecto, el tener una pareja no significa que dejará su vida de lado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s