Falsa espiritualidad y egos desmedidos

En los últimos meses he recibido comentarios que, sin catalogarlos como buenos o malos, me han puesto a pensar en cómo etiquetamos todo, y es que, estos comentarios de los que te hablo son como, y “¿Cómo vas con tus fotos felices? Porque no se puede ser feliz siempre, sí sabes, ¿no?” “Es que si eres espiritual porque usas tanto las redes sociales, dices groserías, te enojas…”

Como esos comentarios podría mencionarte muchos y la verdad es que me han servido no para dejar de hacer lo que hago, sino para entender desde la perspectiva que tengo ahora, que nada es absolutamente bueno o malo, incluso aunque suelo esquematizar muchas cosas, puedo ver que no todo es blanco o negro y la espiritualidad se ha catalogado en los últimos años de manera radical, incluso por quienes se dicen espirituales, logrando así que el resto los conciba como un grupo cerrado, cuando la espiritualidad es de libre acceso.

Para dejar esto más claro, quienes tratamos de vivir de forma holística (por así llamarlo), no todos los días se coincide con todos, no todo cae en su lugar, no somos máquinas de felicidad, pero la diferencia se encuentra en la disposición de conciliar, de proponer, de escuchar, de crear alternativas, de abrirse al cambio y a los acuerdos.

Y es que, por un lado tenemos a quien pone en un altar inalcanzable hasta para ellos, la espiritualidad, con una lista interminable de hábitos, rituales, alimentación, actitud, reglas y demás, considerando que todo lo que esté fuera de ese esquema no es vivir de manera espiritual.

Por otro lado tenemos, a quien mira desde afuera con un ego desmedido y no se atreve a mirar adentro y se contenta con criticar a quienes se han atrevido a experimentar nuevas formas de vida, de sentir, de creer, de conectar. Además, como si de expertos se tratasen a determinar que sí y que no es espiritualidad.

Escribí sobre este tema, para invitarte a ti, que en algún momento has tenido la intención de comenzar con alguna terapia alternativa, meditación, yoga, o cualquier cosa que llame a tu corazón, que no tengas miedo, de ser, hacer o decir, por temor a que se te llegue a catalogar de alguna manera.

La espiritualidad, se trata de hacerte sentir en casa, de conectar con tu alma, tus deseos más profundos y tu propósito de vida. No hay receta para vivir o practicar la espiritualidad, cada quien descubre a su manera los secretos en las heridas que se vamos detectando y sanando con el tiempo.

Lo único que te puedo garantizar, es que dentro de ti y nadie más están las respuestas, todo lo demás son simples herramientas, así que date la oportunidad de vivir como quieras hacerlo sin preocuparte por el resto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s