Cuando de crecer se trate, cree con el corazón

Esta es una alerta de una de las entradas más “cursis” de mi colaboración en este blog, pues te hablaré con un corazón reburbujeante de amor y de certeza, y es una certeza que es tan fuerte que no se está sosteniendo en absolutamente en nada (real o tangible aún en este plano), más que en la confianza por todo el trabajo personal y profesional que he realizado en estos años.

Sucede que siempre hablamos de claridad y acción para los resultados, pero creo que debemos también hablar constante y fuertemente sobre el elemento clave en la materialización de tus sueños: CREER.

Para creer hay que desaprender. Olvidar viejas creencias, prejuicios, miedos, dificultades, dolor, sufrimiento, que YA NO ES nuestro, que ya no forma parte de nuestro ser.

Ahora empecemos a creer en lo que somos ahora, pero ¡hagámoslo de verdad! De verdad CREE EN TÍ, en esta nueva versión de ti, o en lo que te estás convirtiendo, en eso que estás trabajando, en lo que te llena el alma, te ilumina, te hace saltar, te hace rebosar de felicidad, como si estuvieras embriagado de amor.

CREE QUE PUEDES, que eres capaz, que eres suficiente, que no te hace falta nada, que atrás quedaron las carencias, que eres tan completo y libre que nada te ata, ni te frena.

CREE EN EL TIEMPO, haz de este recurso tu aliado, no lo mires con la razón, esta vez miralo con el corazón y entonces verás que es relativo, que nunca es tarde, que siempre podrás ajustar y reajustar; que cuando haces del tiempo tu amigo, la prisa no te persigue, pero no te aproveches y consideralo, traza planes de su mano y así podrán avanzar, pero no te angusties si no vas al ritmo del carril de a lado, cada persona recorre una distancia totalmente diferente.

CREE EN TU SUEÑO, no habrá manera de que materialices tu sueño, si no crees que eres capaz de cumplirlo. Ya sea un viaje, un empleo, un proyecto, cualquiera que sea, CREELO POSIBLE.  Si bien se requiere acción, cómo se logrará si todo el tiempo le pones barreras: “aún no estoy listo, no podré pagarlo, no podré con tanto, es sólo un sueño”. Todo lo que hoy ya es, pasó por el corazón y la mente de alguien.

Deja de juzgar, y empieza contigo, cree en lo bueno que trae tu mente, en lo bueno que te pasa, en las hermosas personas que te rodean y cree que es tan bueno, porque ¡te lo mereces! ¡Tienes tanto y la vida te puede dar más! Deja de creer en los sistemas cuadrados que te imponen cómo debería de ser todo, cúanto ganar, cómo hacerlo, que el éxito y cómo debería sentirse, empieza tú a fijar tus propias metas, tus propios parámetros de acuerdo a lo que quieras y cómo te sientes, pero nunca olvides CREER.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s