Pausar para reconectar y el arte de la claridad.

En momentos difíciles, de mucho estrés o épocas de cambios es normal que nuestra mente de más vueltas de lo normal.

Estamos acostumbrados a dejar que miles de pensamientos nos invadan y nos perturben, y aún peor, nos hemos habituado a adueñarnos de los miles de consejos de los otros, y a buscar respuestas fuera de nosotros para sólo confundirnos más.

Es fundamental que trabajemos justo en este tipo de momentos la certeza interna, la claridad y nos demos una pausa para reconectar.

¿Reconectar con qué?

Con tus deseos del alma y no del ego. ¿Cómo reconocerlos? Es lo que realmente quieres, sin importar lo que otros te hayan dicho; es algo que te enciende, y sabes que es tu manera de contribuir con amor al mundo.

¿Cómo hacer una pausa?

Reserva un par de horas para ti.

Escucha la música que más te guste por 10 o 15 minutos y ahora respóndete:

¿Cómo me he sentido últimamente?

¿Qué tengo que dejar para sentirme mejor?

¿Qué puedo hacer para estar tranquila?

¿Qué me gusta/ qué disfruto hacer?

¿Cómo lo puedo hacer? 

¿Qué puedo hacer para hacer crecer ese proyecto, o hacer esa actividad con más frecuencia?

Ahora, escribe 3 intenciones  que te alineen con lo que te gusta y haz un plan de acción.

Muchas veces, solemos distraernos por la ausencia de un plan que incluya fechas y acciones delimitadas y no logramos concentrarnos porque los miles de pensamientos que nos invaden se vuelven una distracción más, en la que nos vamos enredando sin podernos escuchar.

Siéntate contigo, no te olvides de tí, y escucha el mejor consejo, el que viene de lo que te hace sentir bien y en calma.

Lo que el mundo realmente quiere de nosotros es nuestra autenticidad y de hecho, es también nuestro derecho mostrarnos tal cual somos y cuando escuchamos todo el ruido de afuera, tu creatividad puede apagarse.

Esta bien escuchar consejos, tomar algunos puntos como referencias, pero si quieres lograr algo, tienes que hacerlo a tu manera, ofrecer lo que realmente eres tú; confiar en tu intuición, tener paciencia, aplaudir cada paso que das, y reconectar contigo cada vez que sea necesario.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s